La pregunta del millón: ¿Quién paga la boda?

La planeación de una boda es un proceso largo, lleno de elementos que tienen mucho impacto al momento de que el evento se lleve a cabo. Todos estos pueden variar en costo, pues depende del proveedor, de los materiales y mobiliario a usar, y otros factores que al final del día, tienen presencia en el costo total de la boda.

 

Como tal no existe una regla sobre quién paga la boda, pues hay muchos aspectos que influyen en esta decisión, pero la tradición es que sean los padres de la novia. En este artículo te compartimos tres posibles opciones sobre quién puede abrir su bolsillo para que la boda se lleve a cabo, cada una con sus ventajas y desventajas.

 

Opción A) Los novios.

 

Esta primer opción es algo que se ha vuelto mucho más popular en años recientes, pues como te mencionamos antes, lo tradicional es que los papás de la novia sean quienes aportan el dinero de la boda. En la época actual, muchas parejas buscan casarse cuando ya tienen cierta estabilidad económica, o han ahorrado para festejar su boda.

 

Esta idea es perfecta para las parejas que buscan tener un control total sobre el evento; la decoración, la locación, el menú, el horario, el número de invitados, e incluso el tipo de música. Al ser ustedes quienes pagan por el evento, tienen la última palabra sobre cualquier aspecto -aunque no está de más aceptar opiniones y recomendaciones-.

 

La desventaja más grande en esta opción es que puede representar un gasto fuerte para una pareja joven, y posiblemente sea necesario pedir un préstamo. Si el dinero proviene de ahorros, lo recomendable es que estos sean específicamente para la boda y no sea un ahorro que se tenía contemplado para otro objetivo, como comprar una casa.

 

 

Opción B) Los papás de la novia.

 

La más tradicional es esta opción, y sigue siendo la más popular. Es posible que los padres tengan un ahorro destinado para este evento, o tengan una capacidad económica mayor que la pareja, por lo que el gasto no será demasiado fuerte.

 

Mientras que las ventajas para la pareja son varias (es un alivio económico, pues no necesitan un préstamo y sus ahorros los pueden destinar a otra cosa), esta decisión representa tener que ceder en ciertos aspectos del evento. Si los padres prefieren esto o lo otro, la pareja lo debe tener en consideración, puesto que ellos son quienes pagarán.

 

Es importante establecer ciertos límites, y tener claro todo entre ambas partes, puesto que el objetivo es lograr un evento inolvidable, y lo ideal es que todos disfruten del proceso. Analiza todo con calma, y elige sabiamente en qué áreas puedes dejar que tus padres elijan lo que les gustaría ver/tener. Lo más seguro es que ellos siempre buscarán que sus elecciones te hagan feliz.

 

Opción C) Todos.

 

La tercera opción, también es algo moderna e involucra a varias personas; tú y tu pareja, y los padres de ambos. Para esta elección, es sumamente importante tener una plática con los padres del novio, para preguntarles si les gustaría ayudar a pagar la boda. De ser así, entonces se procede a platicar con los padres de la novia para preguntarles lo mismo, y comentarles que la otra pareja de padres ayudará.

 

Otro aspecto importante a considerar es que, posiblemente unos padres puedan aportar una cantidad monetaria mayor que los otros (no en todos los casos, pero puede darse). En esta situación, se debe tratar a ambas parejas de padres de la misma forma, puesto que aportar más dinero, no debe otorgar más derecho de decisión sobre la boda.

 

Las ventajas son las mismas que la segunda opción, aunque las desventajas pueden ser mayores: se tiene que tomar en cuenta el gusto y opinión de más personas, y la cuestión de si alguien aporta más es delicada. Lo que recomendamos para esta opción es que a cada pareja de padres se le pregunte qué les gustaría aportar a la boda -o cuánto-, o destinar un elemento de la organización a cada una.

 

¡No te quiebres la cabeza! Elegir quién paga la boda mayormente depende de analizar la situación económica de la pareja, y conocer quién los puede ayudar si así lo quieren. Como consejo, si deciden pagar la boda ustedes, no dejen a sus padres de lado. Consideren su opinión, aunque sea para pequeños detalles; háganlos parte de la boda.

 

Deja tu comentario