Evita cometer estos 6 errores en tu luna de miel

Si estás planeando cómo será tu honeymoon, o falta poco tiempo para que tú y tu pareja se vayan, necesitas tener en cuenta los siguientes consejos que te compartiremos, para evitar errores que resulten en muchas complicaciones. ¡Toma apuntes!

 

No llenen las maletas en exceso

Algo normal es sentir la necesidad de llevar mil cosas cuando viajamos, sobre todo cuando nos dirigimos a un destino en el extranjero. Pero, si somos honestos, no necesitamos meter en nuestra maleta casi casi hasta a nuestro perro, por lo que es necesario hacer una lista de prendas (con algunos repuestos, en especial de ropa interior), tal vez un kit de primeros auxilios con pastillas para gripe, alergia y dolor estomacal.

 

Recuerda, aunque quieran lucir espectaculares en su destino, necesitarán ropa cómoda para las actividades que vayan a realizar; no necesitas tres vestidos de noche, si casi diario estarás en la playa y cenarás en restaurantes a la orilla del mar. O no necesitas faldas, si irás a escalar y recorrer la naturaleza. ¡También piensa en el calzado!

 

El hotel… y sólo el hotel

No es secreto que los resorts son lugares fantásticos en los que la relajación y el descanso son muy sencillos de tener. Mientras que está perfecto querer tomarse un relax, lo más seguro es que quieran explorar la ciudad, las playas, la naturaleza, los restaurantes, museos y otros. ¿La recomendación? No se queden encerrados en el hotel todo el día. Sí, disfruten de la alberca y de los camastros, pero anímense a conocer lo que está afuera, al final de cuentas: ¿viajaron sólo para conocer el hotel?

 

 

Después de la boda, literalmente

Es usual que en películas y series veamos que la pareja se va de luna de miel inmediatamente al salir de la boda. Puede parecer romántico y divertido, pero en la vida real está lejos de ser algo recomendable. ¿Por qué? Sencillo: necesitan descanso, recuperarse del desvelo, el alcohol y todo. Si irán al extranjero, es posible que los espere un viaje de varias horas, y no querrán ir súper exhaustos de terminal en terminal.

 

Más tiempo, menos calidad

Una idea que debemos borrar de nuestra mente es que, entre más días, mejor. Planeen un viaje con los días suficientes para que puedan conocer los lugares que desean y para divertirse, pero no añadan tiempo de más sólo para que sea más largo, sin realmente tener algo que hacer. Mejor, ese dinero inviértanlo en sus actividades.

 

 

Querer hacer todo

Así como no recomendamos quedarse sólo en el hotel, tampoco diríamos que lo mejor es saturar los días con mil actividades o demasiados lugares para recorrer. Por ejemplo, si quieren conocer dos países, es probable que no puedan visitar muchos lugares de cada uno porque el tiempo no alcanza, o representa un gasto fuerte.

 

¿Primero el relax o la aventura?

 

Cada pareja tiene una personalidad diferente, pero un consejo es que programen las actividades más divertidas y extenuantes para los primeros días, y en los últimos dejen calendarizado el tiempo de relajación; spa, playa, alberca, todo lo que sea para consentirse.

 

Siempre ten en mente que lo importante es disfrutar el viaje, planeen con tiempo pero también dejen espacio para algunas actividades de momento, puede que en su destino encuentren algo que no quieran dejar pasar y que no estaba contemplado. Have fun!

Deja tu comentario