Cómo guardar y preservar el vestido de novia después de la fiesta

Cuando adquieres tu vestido de novia, seguramente te dan consejos para cuidarlo y guardarlo de manera segura en los días previos a la boda, para así evitar manchas, arrugas o cualquier accidente. Pero, ¿cómo lo proteges después de la fiesta? Te dejamos algunos de los consejos más importantes para preservar tu vestido en excelente estado. 

 

 

Limpieza y guardado inicial 

Lo ideal es que después de la fiesta, se lleve en cuanto antes a limpiar. Esto debe ser en un lugar donde ofrezcan lavado profesional de vestidos de novia, para que no lo dañen. Ellos sabrán cómo cuidar del vestido y dejarlo impecable de cualquier mancha, quitarle el sudor, y demás. Es posible que también lo planchen para que la tela no se maltrate arrugándose demasiado. 

Ojo aquí, no intentes sacarle manchas en casa, puede ser peor e incluso se puede romper la tela (con cloro, por ejemplo). 

Si tardas en llevarlo a lavar porque aún tienes pendientes después de la boda, guárdalo por mientras en una bolsa especial para prendas: un portatraje. Lo más seguro es que cuando lo compres, te entreguen uno para tu vestido. Si lo almacenas en una bolsa de plástico se puede arruinar porque estas atrapan la humedad, y puede salir moho. 

También, otro hack que funciona para cuidarlo antes de llevarlo a su limpieza es cubrirlo suavemente con sábanas de algodón. Ayudarán a que no se empolve ni lo afecte cualquier otra cuestión del ambiente. 

¿Se cuelga? 

Sí se puede, pero hay que tener cuidado de cómo. Todos los vestidos traen dos tiras en los costados que sirven para colgarlos. Si decides colgarlo de los hombros o de alguna otra parte que no sean esas tiras, se puede estirar y deformar. También lo puedes dejar sobre una superficie plana extendido, así no hay daño. 

 

 

Más tips de limpieza 

Antes de llevarlo con el servicio profesional, asegúrate de leer su etiqueta de cuidados. Ahí indicará qué tipo de producto se debe usar, y puedes preguntar en el lugar si lo manejan. También, repetimos porque es muy importante: el lugar debe tener experiencia con lavado de vestidos de novia. En la lavandería normal es posible que no encuentres ese servicio, así que investiga bien. 

Asimismo, entre más esperes para llevarlo, las manchas se adhieren más al tejido, por lo que máximo dos semanas después de la boda es el tiempo ideal (si puedes al día siguiente de tu boda, ¡mucho mejor!). 

 

 

Preservación profesional 

Hay ciertas compañías que ofrecen el servicio de preservación de prendas de manera profesional. Esto quiere decir que se encargan tanto de la limpieza, como del guardado adecuado de tu pieza. Es una excelente idea si piensas guardar el vestido para heredarlo a tus siguientes generaciones. 

¿Qué hacen para guardarlo? Dependiendo del vestido varía si es en bolsa o caja, pero por lo usual cuando lo preservan en bolsa, al guardarlo lo sellan porque cambian el oxígeno al interior del empaque, por nitrógeno. De esta forma el vestido no se dañará con el paso del tiempo por factores ambientales. 

Es muy, muy importante que, si lo sellan, NO lo abras hasta que la siguiente persona lo vaya a usar. Si decides hacerlo, tendrás que hacer el proceso de nuevo para cuidarlo y mantenerlo en buen estado. 

Te recomendamos que si sigues este paso, investigues sobre varias compañías antes de elegir. Cuáles son sus procesos, si tienen garantías, leer opiniones de clientes previos, etc. No te olvides de considerar el costo de este servicio en tu presupuesto inicial.

 

Deja tu comentario