6 looks que nunca debes llevar a una boda

Suponemos que ya te sabes de pi a pa esa regla de “no uses blanco en una boda” y “no opaques a la novia”, pero te apuesto a que has contemplado opciones de vestidos que parecen pasar todas las reglas sin saber que incumplían algunas. Lo entendemos, la moda llama y queremos lucir a la última, pero a veces hay que tomar algunas reservas y usar el sentido común. Claro, una guía que te ayude nunca está de más.

 

Vestidos brillantes o con piedras

Cualquier cosa que sea “too much” está del lado out. Eres una invitada a la boda, no es tu fiesta, no es tu graduación y debes tratar de no destacar mucho, por más que ames ser la envidia de todos. Si te gusta la pedrería, los brillos y las aplicaciones entonces intenta usarlas en accesorios o sitios estratégicos para equilibrar tu outfit.

 

Escotes muy pronunciados

El mundo está con todo con los escotes pronunciados: todas las celebs están usándolos y cada alfombra roja nos llena de inspiración, pero ESTE. NO. ES. EL. MOMENTO. Por más que esa boda súper elegante de tu bestie sea tu “excusa” para lucir un vestido “de alfombra roja”, los escotes demasiado profundos y que muestren demasiado caen dentro del “too much”, y es mejor decirles adiós.

 

Full look negro

No nos malentiendas. El negro se vale, ¡claro que sí! Pero no en color block. Si quieres lucir un vestido negro entonces opta por uno que tenga estampados contrastantes y detalles que le quiten un poco la seriedad.

 

Sandalias tipo “chancla de dedo”

Estamos muy acostumbradas a usarlas, pero no es el mejor momento para ello. Exponen demasiado el pie y suelen quedar mejor en eventos más relax. No tienes que optar de rigour por tacones cerrados y dolorosos, pero que tus sandalias abracen el empeine luce mucho más elegante.

 

Cualquier tipo de suéter o sudadera

Si la boda es en temporada de frío elige tu vestido de acuerdo a ello, o consigue un blazer elegante, pero los suéteres tejidos y las sudaderas deportivas está completamente prohibidas, por más casual que la boda sea.

Deja tu comentario