5 cosas que no deberían preocupar a la novia el día de la boda

Después de tantos meses de planeación y algo de estrés, es justo que el día de la recepción la novia se la pase increíble junto con su pareja, disfrutando la fiesta, la comida, la música y la compañía. Para ello, desde antes hay ciertas cosas que se deben prevenir, para que ese día la novia esté libre de preocupaciones. Sobre todo aquellas que quieren controlar hasta el más mínimo detalle… ¡que no ganen los nervios! 

 

Alguien que no pudo llegar

Enviaste las invitaciones con tiempo, los invitados confirmaron, pero el mero día alguien no pudo llegar. ¡No pasa nada! Sí, puedes sentir un bajón porque esa persona no podrá acompañarte, pero no es el fin del mundo. Después podrás compartirle videos o fotos, y sabes que seguramente el invitado desearía estar en tu boda. No dejes que la situación te ponga triste, ¡podrán juntarse después! 

 

Los invitados se cambiaron de lugar

Cada quien tenía su mesa asignada, la cual se les informó con un chart o con un host en la entrada, pero cuando te vienes a dar cuenta, hubo quienes cambiaron de mesa. It’s okay. Todos tienen un lugar y platillo seguro, y de todas formas no pasarán toda la noche sentados. 

 

 

El clima 

En muchas ciudades el clima es impredecible, sobre todo en épocas donde abundan las tormentas tropicales. Para ello, desde el inicio ten un plan B con tu wedding planner y los proveedores, y así en caso de lluvia todos sabrán que hacer. No te desesperes ni te enojes, nadie puede controlar el clima pero sí se pueden encontrar soluciones. 

 

Un bebé llorando en la ceremonia

Por lo general, muchas parejas optan por un festejo sin niños. Está bien, puesto que las recepciones pueden durar muchas horas, hay ruido y alcohol. Pero, si a la ceremonia alguna familia lleva un bebé y este de repente comienza a llorar, ¡control! Está en las manos del invitado qué hacer, respira y tú continúa poniendo atención a las palabras que estás recibiendo con tu pareja. ¡Es un momento irrepetible! 

 

Se te olvidó la entrada 

Tenían una coreografía increíble, sabían justo el momento en el cual entrar… pero en el momento te ganaron los nervios y se te olvidó el inicio. No pasa nada, lo más seguro es que tus invitados no se den cuenta porque además ellos no conocen la coreografía. Concéntrate y aprovecha el momento para divertirte con tu pareja. Si de plano se te olvida todo, ¡improvisa! No tiene que ser perfecto para ser especial.

 

Deja tu comentario