Vestidos de novia inspirados en el estilo de 10 décadas

Una de las características de la moda es que siempre trae de regreso ciertos detalles que marcaron el estilo de décadas pasadas; lo hemos visto con los vestidos mini con toque sesentero, todo lo boho que viene desde los setentas, la renovación del estilo cool noventero, y mucho más. 

 

El mundo bridal no es la excepción y toma referencias de otras épocas, ya sean muy distintivas o más sutiles, podemos encontrar vestidos que nos recuerdan a décadas anteriores. Hoy te compartimos ejemplos de cómo reconocer los estilos, por si te gustaría casarte con un diseño que tenga detalles de otros años, pero moderno. 

 

1920s 

 

En esta época surgieron los vestidos más holgados que dejaban atrás el corset para las mujeres. Usualmente los diseños tenían detalles de pedrería o flecos, mangas delicadas y cortas y en ocasiones llegaban a la pantorrilla (revolucionario para su tiempo). 

Para usarlo actualmente, puedes buscar diseños con mucho detalle de pedrería pero que sea con formas inspiradas en el Art Déco. La silueta es holgada o puede ser un poco pegado, sin ser entallado. Telas ligeras, jugando con gasa y satín. 

 

1930s

 

La década de 1930 todavía respetó un poco lo que se usó en su antecesora, pero se incluyeron mangas delicadas. Actualmente, un vestido con esta inspiración también sería holgado, aunque con menos detalles de pedrería y con manga larga. 

 

1940s

 

Fue en esta década que hubo cierto cambio, se utilizaron menos bordados y más telas sin extras. El satín fue muy popular y se bajó un poco el escote. Para un diseño moderno: que sea hecho en satín, escote en V, puedes jugar con la silueta añadiendo un drapeado sutil en la zona entre la cintura y cadera. Un broche puede darle un toque más de época. 

 

1950s

 

Por excelencia, los años 50 fueron la época del estilo Ladylike gracias a diseñadores como Dior, en donde se dio paso a ceñir la cintura, utilizando faldas amplias en corte A y partes superiores muy elegantes, o también faldas rectas y capas cortas. El diseño es aún más minimalista, pero enfatiza muy bien la silueta femenina. 

Si quieres aplicarlo hoy en día, busca una silueta inspirada en el Ladylike o juega con la elegancia de una falda recta con una parte superior elegante y llamativa por su corte. Unos detalles de pedrería no están de más, siempre y cuando sean pocos. 

 

1960s 

 

Los sesentas se caracterizan por una estética muy marcada, dividida en dos: las mujeres que conservaron el estilo de los cincuentas, y quienes jugaron con la inspiración futurista. Si eliges esta década, anímate a que sea más apegado al estilo futurista de esos años para que se distinga de los 50’s. 

¿Cómo aplicarlo? Vestidos más cortos, pueden ser a la rodilla o un poco más arriba, como te sientas cómoda. Manga larga o corta, cuello en bote o redondo (puede tener volumen para que destaque), y líneas geométricas -con los cortes, no tiene que ser estampado-. 

 

1970s

 

En los años setenta se usó mucho el estilo relajado, gracias al movimiento hippie (que nos dejaría la inspiración bohemia). Lo interesante de este estilo es que hoy en día ha regresado tan fuerte que parece moderno aunque las prendas sean vintage. Puedes buscar un vestido que sí sea vintage, u optar por un diseño muy fluido, con mangas amplias, un toque de encaje y gasa. 

 

1980s

 

Podemos decir que los ochentas fueron una década llena de extravagancia y mucha expresión; surgen los vestidos de novia muy voluminosos y llamativos, con mangas muy acolchadas, mucha tela en la falda y encaje. Las novias rebeldes o rockeras podían optar por diseños cortos, pero el dramatismo siempre estaba presente. 

Actualmente, puedes elegir un diseño que tenga mucho volumen pero jugando con el largo: corto adelante y con cola larga. Lo ideal es que el corte de las mangas sí conserve volumen, pero no sea el globo original, porque eso le da un toque muy anticuado. 

 

1990s

 

Los noventas son interesantes porque surgió una explosión de estilos que en general la convirtieron en una década que no tenía una imagen tan marcada como sus antecesoras, pero sí se pueden encontrar las variaciones que existieron. Están las subculturas del rave con sus outfits rebeldes y coloridos, el supermodel type muy minimalista y cool, o la moda femenina de outfits que hicieran match, toques sport, etc. 

En cuanto al bridal, hubo muchos vestidos muy dramáticos que seguían la línea ochentera, pero también surgieron modas más limpias y minimalistas, incluso comenzó a surgir el uso del pantalón para novia al finales de década. ¿Para la actualidad? Opta por un vestido tipo slip-dress, o algo más llamativo que tenga volumen y ciertos toques excéntricos, pero sin ser demasiado. 

 

2000s

 

En la primer década del milenio surgieron muchísimos estilos tanto en moda normal como en bridal, pero lo más rescatable es la mezcla de pantalón con vestido, líneas limpias y uso de telas con brillo. Es un estilo que puedes usar en la actualidad y lucirlo muchísimo, porque es atemporal. Para modernizarlo un poco más, el pantalón puede ser más ancho para que de la idea de que también es falda. 

 

2010s

 

Seguramente ubicas bien la moda de esta última década, y en el mundo bridal hubo muchísimas innovaciones en siluetas, textiles y detalles, como los vestidos de princesa al estilo Elie Saab, o el volumen extravagante de un Vera Wang. Lo que más nos gusta y que te recomendamos, son aquellos vestidos que son sutiles y minimalistas, pero que captan la atención de inmediato. 

Evidentemente, depende mucho de tus gustos y el tipo de boda. Las opciones son muchísimas, pero te invitamos a atreverte a ir más allá, experimentar con cortes, telas, acabados y detalles. 

 

Deja tu comentario