Tres razones por las cuales es mejor posponer tu honeymoon

Uno de los momentos más esperados para una pareja después de su boda, es la luna de miel; el viaje que disfrutarán como recién casados, lleno de relajación, diversión y momentos únicos. En las películas muchas veces vemos cómo al terminar la boda, la pareja sale entre los invitados para subirse a un automóvil, y dirigirse directamente a su honeymoon.

 

Para muchas personas podrá ser algo soñado irse así de la boda, pero puede que haya otras parejas que deseen esperar un tiempo para irse de luna de miel, ya sea porque les preocupa la planeación, los tiempos, o cualquier otro aspecto (lo cual es súper válido). Si te preguntas qué ventajas puede tener esperar, te compartimos algunas de las más importantes.

 

Menos estrés planeando

No es secreto que organizar una boda es bastante complejo y toma tiempo. Aunque la novia tenga ayuda, siempre es un proceso que puede llegar a provocar un poco de estrés, puesto que son muchos los elementos que se deben tomar en consideración.

 

La luna de miel también es algo que requiere planeación, se necesita programar el viaje, la estadía, las actividades que harán en pareja, el presupuesto, y otros aspectos. Es usual querer que todo resulte como salido de un sueño, y organizar ambos momentos al mismo tiempo puede llegar a ser demasiado pesado y complicado, dejando a la novia estresada y preocupada -y sin disfrutar el proceso-.

 

Por ello es que, si se toman un tiempo antes de irse de honeymoon, habrá mucho más espacio para planificar con calma qué quieren hacer, a dónde quieren ir, y demás. De esta forma, el enfoque estará centrado solamente en la luna de miel, y se evitarán errores o contratiempos.

 

 

El presupuesto puede aumentar

Otra característica de las bodas que todos conocemos, es que son costosas. Aunque se busque hacer algo pequeño, siempre representa un gasto que está fuera de lo normal. Mientras que en ocasiones los padres de la novia ayudan monetariamente, lo más posible es que como pareja tengan que pagar varios elementos del gran día.

 

Todas las bodas tienen un presupuesto, en el cual se considera aquello que será parte del evento. Cuando se hace un gasto de esa magnitud, no es recomendable hacer otro pago significativo de manera tan inmediata. Generalmente, cuando planeamos un viaje es por medio de agencia, y se tiene la opción de pagar cada cierto tiempo, pero eso no significa que no se necesitará dinero llegando al destino.

 

Es por ello que, el posponer la luna de miel ayudará a que se recuperen económicamente, y puedan hacer un gasto grande de nuevo. Además, al tener tiempo para ahorrar un poco más, tendrán oportunidad de conocer más lugares, quedarse más días, o darse varios gustos, con el dinero adicional que junten.

 

Tendrán más energía

Como mencionamos previamente, organizar una boda no es cosa fácil y puede resultar agotador. Asimismo, la propia boda es un evento increíble y lleno de diversión, que también consume la energía de los recién casados.

 

Tomarse un descanso antes de irse de luna de miel puede resultar muy favorecedor, pues ambos estarán mucho más relajados, y podrán llegar a su destino con más ganas de hacer diversas actividades, explorar, comer, comprar, entre otros. De esta forma, podrán recuperarse de la boda con calma disfrutando la vida de casados, para después aventurarse a su honeymoon.

 

¿Qué te parece? Anímate a esperar un tiempo antes de comenzar la luna de miel, sin duda ambos disfrutarán mucho más ir con calma, y podrán planificar algo mucho más cercano a su viaje de ensueño. ¡Adorable!

 

Deja tu comentario