Trends 2019: lo que viene en ramos

Si existe algo importante en cualquier boda, un elemento que caracteriza sin lugar a dudas la figura de la novia y que nos encanta a todas, sin duda alguna es el ramo de la novia. Es un símbolo de feminidad y pureza, así que no nos sorprende que las tendencias en ramos estén fluctuando y cambiando a medida que evoluciona nuestra manera de desenvolvernos y de seguir la moda.

Las nuevas tendencias para ramos de novia 2019 apuntan, más que nada, a la frescura y naturalidad en cada bouquet. Los arreglos opulentos y ostentosos quedan atrás, lo mismo con las flores falsas y los elementos extra, para dar paso a diseños mucho más sencillos, discretos y llenos de significado. Con el boom de un estilo de vida más ecológico y natural parece irónico que apuntemos a ramos de flores naturales, ¿no? Pero lo cierto es que también tiene mucho que ver con nuestras tendencias a alejarnos del plástico y de lo sintético para tomar respetuosamente algo que va a volver a la naturaleza.

Las flores silvestres que crecen naturalmente en el entorno en donde vas a celebrar tu boda (sea en tu ciudad o una boda destino) van a estar entre los más populares, así como los ramitos confeccionados con elementos vegetales y verdes. Los ramos que daban protagonismo al verde quedan atrás y poco a poco vemos ramos con flores de colores discretos pero siempre presentes.

Todo de esto no quiere decir que vayamos a dejar de ver ramos grandes, aunque no tan grandes como antes, eso sí. Los bouquets en cascada y con detalles de plantas aromáticas, flores de diferentes tamaños y hasta pequeños totems simbólicos en los que podemos representar cosas especiales, llevar recuerdos de algún ser querido que no está presente o incluso jugar con la tradición de “algo nuevo, algo azul”.

La tendencia tropical también seguirá en auge, aunque con matices menos estrafalarios, así como los ramos más minimal y de estética slow con la proliferación de plantas como las suculentas, proteas y hojas de palmera. La naturaleza muerta hace apariciones flash en algunos de los diseños más audaces, con flores secas (nunca marchitas ni podridas, ¡ten en cuenta que la estética es muy importante!) que son capaces de aguantar perfectamente en las temperaturas más hostiles.

2019 es un año de bodas millenial, por supuesto, así que todo se puede resumir en la vuelta a lo natural sin perder la esencia de lo contemporáneo, toda una declaración de intenciones para una nueva época caracterizada por la concienciación social, ecológica y estética.

 

Deja tu comentario