¿Tienes que casarte de blanco? Te compartimos 5 colores que lo dejan atrás

El blanco es el color designado por excelencia para el vestido de novia. Es una tradición que lleva muchísimos años activa, y es posible que dure muchos más. No sólo por lo que representa -sobre todo para las novias que son espirituales-, sino también por el código de etiqueta para las bodas: nadie viste blanco además de la novia, porque ella debe destacar en el evento. 

Pero, tal vez en algún momento te has preguntado: ¿puedes usar otro color? ¡Claro que sí! El blanco no es obligatorio ni requisito para una boda, y algo que siempre debes tener en cuenta a la hora de elegir tu atuendo perfecto para casarte es que, el objetivo es sentirte bien, cómoda y resaltar con lo que a ti te gusta. Entonces, si eres una persona que ama los colores vibrantes y te gustaría algo así para tu boda, ¡adelante! 

Algunos de los tonos que más destacan dentro de las opciones que por lo general dejan de lado al blanco, son los siguientes. 

 

  • Vestidos color nude. Para un nude verdadero, puedes elegir un tono más apegado a tu color de piel en lugar de forzosamente un beige o algo muy claro. Que se fusione con tu piel. 

 

  • Blush pink/rosa palo. Este tono añade lo justo de color para que salga del blanco, sin ser demasiado. Súper romántico y femenino, se lleva muy bien con telas vaporosas. 

 

  • Azul claro. Por lo general su variación más popular para novias es el apagado o más grisáceo, pero si el tono resalta más, puede ser ideal para bodas en la playa. 

 

  • Durazno. Es muy parecido al nude, aunque con algo más de subtono naranja. Luce hermoso en temporada de verano, sobre todo para bodas de día. Puede ser quemado o más vibrante. 

 

  • Tonos joya. Verde esmeralda, rojo rubí, azul zafiro. Sí, son tonos muy oscuros pero tienen algo misterioso y romántico. Excelentes para bodas de noche y/o de invierno, y con terciopelo lucen más que increíbles. 

 

Si el tono que quieres no está en los más populares, no quiere decir que es una decisión incorrecta. Lo único que te recomendamos es que siempre busques alguna forma de que vaya con tu estilo, la boda en general, y que tenga detalles que hagan que resalte mucho más que un vestido de noche convencional, como bordados, cristales, siluetas diferentes o textiles únicos.

 

Deja tu comentario