¿Qué si y qué no deben pagar tus damas?

Ser la dama de honor es una responsabilidad gigantesca, especialmente porque una boda es mucho más que una “fiesta muy cara y elegante”. Con todos los eventos y gastos que se juntan a medida que el gran día se aproxima, sin duda es un “honor” que puede volverse bastante caro. Para evitar momentos incómodos, confusiones o roces entre amigas cuando todo debería ser felicidad, hemos recopilado los consejos de los expertos que te dicen quién paga por qué cosas, y cuándo.

Atuendo de las damas

Este es el gasto número uno que cualquier dama de honor debe contemplar en su presupuesto. Es una adquisición que debe ser cubierta por la dama de honor, incluyendo accesorios (en esos casos en que, por ejemplo, la novia les pide llevar pumpos o sandalias, o el cabello con un prendedor). Ahora, si la novia quiere que las novias usen el mismo vestido y los mismos accesorios, ella debe encargarse de ese gasto porque debe tomar en cuenta que no todas sus damas pueden estar dispuestas a gastar lo que espera que gasten. Si tus damas se preocupan un poco por este aspecto, puedes investigar sobre vestidos de damas en renta o probar la tendencia mix and match, que les permite gastar lo que está en sus posibilidades.

Despedida de soltera

Aquí parece que todo se complica un poco, pero en realidad no, porque las reglas son muy sencillas de saber: si la fiesta es en una casa o salón, o una noche de fiesta en bares y restaurantes, entonces el costo de todos los ítems, consumo, regalos y todo lo demás debe cubrirse dividiendo la cuenta equitativamente entre los asistentes, excepto la novia. Si la despedida será un viaje de varios días, cada invitada (y la novia) paga su parte del viaje y del hotel, mientras que entre las damas se pagan los favors y recuerditos. Las reglas de antes se aplican para la “noche de fiesta”, si tienen una.

Maquillaje y Peinado

Las mismas reglas que en los vestidos: si la novia requiere que el peinado y el maquillaje se hagan con un solo MUAH o en un salón específico, corre por su cuenta cubrir el costo y la propina. Si cada dama decide a qué salón va y qué clase de peinado y maquillaje quiere, entonces ella se encarga de pagarlo.

Boda destino

A menos que cuentes con un espacio para que todas se queden (como una casa de playa rentada por el finde de tu boda), cada dama debe cubrir el costo de su viaje, estadía y hospedaje, como los demás invitados. Si su presupuesto es limitado, anímalas a compartir habitación o rentar un Airbnb entre todas.

Deja tu comentario