¿Por qué tienen que hablar de dinero antes de casarse?

Cuando estás planeando tu boda, es fácil que te distraigas con organizar el gran evento y te olvides de planear, también, la logística del matrimonio que tendrás que enfrentar después de la boda. No es que querramos hacer de tu madre y sermonearte, ni nada de eso, pero ¿ya pensaste en la logística legal y financiera post-boda?

Antes de casarse, la mayoría de las parejas ya viven juntas, y cuando se mudan los dos suele ocurrir la primera gran conversación sobre dinero, ¿cómo más podrían firmar un contrato de renta o compra-venta juntos? ¿Te has preguntado qué tan profunda fue esa charla sobre dinero? Muy probablemente cubrieron temas básicos como salarios, prestaciones de cada uno, líneas de crédito y esas cosas que necesitan para convivir tranquilamente, pero eso solamente es la punta del iceberg.

David Weliver, experto bloguero de finanzas en Money Under 30 dice que hay pilares elementales que las parejas deben discutir para evitar las incómodas discusiones presupuestarias en el futuro.

La gran pregunta ahora seguramente es, ¿y cómo tengo esta conversación tan poco romántica con mi pareja? En primer lugar, no puedes sentir inseguridad de ti. Si uno de ustedes gana mucho más que el otro, cualquier muestra de inseguridad y complejo tiene que irse para que el dinero funcione para los dos.

Es importante, sin embargo, preguntar si la persona con mayor poder adquisitivo se siente cómoda siendo el sostén de la casa, por así decirlo. Puede que siempre haya estado implícito ese rol y hiciese falta una plataforma para hablar del asunto.

También se debe discutir cómo quiere hacer sus ganancias cada uno: “si algún día quieres trabajar a tiempo parcial, ser dueño de tu propio negocio o retirarte temprano para no tener que trabajar en absoluto, ¿no quieres saber cómo se siente tu pareja al respecto?”, Pregunta Weliver. Considera cómo sería tu vida si los dos ganaran dinero de la forma que quieren. Si uno de los dos pierde su trabajo, ¿todavía tendrán suficiente para mantenerse con el ingreso de uno solo? ¿Puede uno de los dos ser un padre de familia de tiempo completo? ¿Ganan suficiente para guardería? “Las parejas inteligentes hablarán sobre este tipo de escenarios antes de que estén a la vuelta de la esquina ” dice.

A continuación, habla de valor. No un valor monetario, sino un valor personal. “Si te encanta la moda, encontrar un abrigo de $8000 a mitad de precio podría no ser un gasto justificable, pero sí una gran oferta”, dice Weliver. “Pero cuando intentas explicárselo a tu compañero que solo compra en Goodwill, él o ella podría alterarse. En este caso, no se trata del número. Se trata de lo que ustedes valoran. Si quieres que tu pareja entienda por qué necesita ese abrigo de $4000, necesitas tiempo para explicar porqué, y tu pareja debe tomarse el tiempo para entender.”

Por último, Weliver sugiere abordar esta conversación poco a poco, día a día. Lo peor que podría sucederte es que tu pareja decida decirte acerca de una gran compra solamente después de haberla hecho, o viceversa. Inicia esta conversación en un espacio seguro, que fomente una mayor apertura y honestidad. Al final, superar estos temas difíciles juntos puede hacer que su relación se fortalezca.

“Hablar de dinero puede hacernos sentir vulnerables, así que podemos generar confianza con la pareja siendo extremadamente comprensivos al hablar de sus finanzas”, dice Weliver.

Deja tu comentario