¡No te olvides de hacer estas diez cosas antes de tu boda!

Entre más se acerca la fecha del gran día, es posible que estés nerviosa, llena de pendientes, e incluso un poco estresada. Mientras que es súper comprensible, hay ciertas cosas que te recomendamos tomar en cuenta con tiempo de anticipación, para que el día de tu boda todo salga maravilloso y no estés preocupada por cosas que pudiste haber olvidado.

 

Practica tus votos.

Los nervios son traicioneros, y en el gran día pueden afectarte cuando estás diciendo tus votos. Para que no te pase, practica varias veces en los días previos, frente al espejo o con alguna persona de confianza (puede ser una dama de honor). Recuerda que este momento es uno de los más especiales de toda la boda, así que no te preocupes demasiado, todo lo que expresarás está en tu corazón.

 

¿El anillo de compromiso dónde queda?

El anillo de compromiso es un objeto sumamente preciado, así que para el día de la boda es necesario tener un plan de dónde se quedará para que esté seguro. Puede ser en una caja fuerte, o se lo puedes encargar a alguien en quien confíes. Si no te lo quieres quitar ¡no pasa nada! El de bodas se puede colocar arriba de este, o cambiarlo a tu mano derecha para la ceremonia.

 

 

El ramo y el boutonniere.

Parece un poco obvio pero, ¿quién se va a encargar de recogerlos? Estos tienen que estar a tiempo en el lugar en donde los novios se pondrán sus respectivos atuendos. En su mayoría se recogen el mismo día, por lo que es poco probable que la novia pueda ir por estos. Con tiempo asigna a alguien que estará contigo para hacer esta tarea, te recomendamos que sea una bridesmaid o alguno de tus padres.

 

¡Tienes que comer e hidratarte!

Otro punto que podría parecer evidente pero se olvida mucho. Sabemos que el día de la boda, todo mundo está ocupado haciendo algo antes de dirigirse a la ceremonia pero, ¡no te olvides de alimentarte! Y lo mismo aplica para el novio. Mientras que los nervios pueden disminuir el apetito, es esencial al menos tener un desayuno abundante y colaciones durante el día, y tomar agua.

 

 

¿Ya está listo tu segundo outfit?

Si tienes planeado cambiarte para la recepción, no te olvides de tu vestido. Para esto también puedes asignar a alguien, puesto que será muy complicado que alguien regrese a buscarlo a casa, el hotel, o al lugar en donde te arreglaron. Si estarás con el mismo vestido en todo el evento, te recomendamos que lleves un cambio de zapatos, para que puedas bailar toda la noche estando cómoda.

 

Una bolsa.

Algunas novias usan bolsa, otras no. ¿Nuestra recomendación? No lo descartes. Es comprensible que el look de novia se ve muy lindo sin la bolsa, pero llevar una contigo puede ser de mucha ayuda (claro, para la ceremonia no la tendrás puesta). Puede ser un clutch pequeño con cadena, para que resguarde lo esencial como son el celular, dinero, cargador, y otros objetos.

 

 

Asegúrate de que tu celular tendrá batería.

¡Ojo! No estamos recomendando que lo tengas en la mano todo el día, pero sí que tenga batería por cualquier situación. Puede que lo uses antes de la ceremonia para tomar algunas fotos, para hablar por teléfono, checar información, ¡o cualquier cosa! Si tu batería se descarga muy rápido, puedes considerar llevar contigo una pila recargable.

 

¡Bye, bye lágrimas! No te olvides unos pañuelos.

Las bodas siempre son muy emotivas, y si eres muy sentimental, lo más seguro es que llores, y mucho. Como probablemente tendrás maquillaje, un súper tip es que lleves contigo algunos pañuelos desechables. Ya sea en tu bolsa, en tus bolsillos (si los tienes), o en tu escote. Así salvarás tu carita de que se arruine con las lágrimas.

 

Si se van de honeymoon… ¡el equipaje!

Así como el segundo outfit, es esencial considerar que si se irán saliendo de la fiesta directo a su luna de miel, las maletas deben estar listas para irse con ustedes. Si quieren hacer una parada para buscarlas está bien, pero si es de noche puede ser más pesado o tardado. ¡No se olviden los boletos!

 

Tranquila, todo saldrá bien.

Esto es lo primero que no debes olvidar. Muchas veces por los nervios, el estrés o el ajetreo, es posible olvidarse de vivir el momento y disfrutarlo, puesto que nuestra mente está enfocada en otras cosas. Si tienes todo planeado y contemplado, lo más seguro es que para tu boda puedas sentirte relajada. ¡No te pierdas los detalles! Observa cada momento de ese día, aprovéchalo y lo más importante: ¡festeja tu casamiento!

 

 

Deja tu comentario