Cosas que a veces no se tienen en cuenta sobre ir a comprar el vestido de novia

Elegir el vestido de novia es toda una experiencia: seleccionar la silueta, los textiles, los detalles, el tamaño, el color, etc. Pero, el momento de visitar las tiendas y explorar todos los diseños disponibles, es una aventura por sí misma. Te contamos sobre algunas cuestiones que tal vez nadie te haya dicho sobre el wedding dress shopping, ¡que sea algo inolvidable! 

 

Puede ser algo cansado

Por más emocionante que sea, ¡es cansado! Tanto física como sentimentalmente, es normal que te sientas exhausta. Ir a diversos lugares, analizar los diseños, probarte varios vestidos, recibir comentarios, reflexionar sobre cuáles te gustan y cuáles no, etc. No es cuestión de un día, así que no te preocupes si te cansas y tienes que tomar una pausa. 

 

No es lo mismo colgado, que puesto

Esto puede parecer algo evidente, pero muchas veces lo pasamos por alto. Así como no es lo mismo ver una prenda en un maniquí, tampoco es igual verla colgada. Se pueden ver deformadas o no se aprecian todos los detalles. Por ello, juzga los vestidos hasta que los tengas puestos (aún así, considera que puede necesitar ajustes). 

 

¿Y si no es amor a primera vista?

¿Qué pasa si no sientes esa magia que muchas veces dicen, al ver tu vestido ideal? ¡Todo bien! Puede que te gusten muchos vestidos y tengas que pensarlo sobre la almohada para tomar tu decisión. Si no es amor a primera vista, no hay problema. 

 

Uno, dos, ¡me gustaron tres!

Así que ya visitaste las tiendas, y al final te gustaron varios vestidos. Analiza los pros y contras de cada diseño, cuál es más cómodo, cuál queda mejor con tu locación, si queda bien con los accesorios, si necesita muchos ajustes, etc. No te sientas estresada, te aseguramos que, cualquiera que elijas, será perfecto para ti. 

 

 

Luzco fantástica, pero no me gusta

Es posible que encuentres una o más opciones que vayan muy bien con tu silueta, pero ninguna te guste lo suficiente. No te preocupes, no te sientas presionada a elegir uno sólo porque te ves bien. Si hay algo que debe pasar cuando compras tu vestido, es que te sientas bien en todos los aspectos con tu elección. Puedes tomar como referencia esa silueta para seguir buscando. 

 

Que no se te olvide, ¿cómo luce de lado?

Ten en consideración que muchas de las fotos que te tomarán serán de costado, entonces no olvides analizar cómo luces con el vestido de ambos lados, para que estés contenta con todos los ángulos y no te sorprendas después al ver tu álbum. 

 

Ninguno llamó mi atención

Visitaste muchas tiendas, hasta viste opciones online pero ninguno te convence. No te preocupes, si esto pasa, puedes ir con un diseñador para tratar de plasmar tu visión y ver si es posible darle vida. ¡Opciones siempre hay!

 

¿Mejor ir sola?

Algo súper importante: no te sientas presionada a llevar personas contigo a comprar tu vestido. Las opiniones pueden ser muy variadas, o puede que nadie te diga lo que quieres escuchar, o no haya crítica constructiva. Si quieres ir sola, go for it!

 

Deja tu comentario