Cortes para los diamantes de compromiso

Uno de los cuatro puntos característicos de un diamante para anillo de compromiso es el corte de la piedra preciosa. Además de ser un trabajo que sólo los artesanos expertos pueden realizar a la perfección, puede influir mucho en su precio, en cómo refleja la luz, y demás. Hoy te compartimos los cortes más conocidos, hay para todos los gustos.

 

Redondo

Posiblemente es el más popular, muchas de las casas joyeras lo tienen siempre disponible. Es el corte clásico, que puede tener distintos porcentajes de profundidad para reflejar la luz. Usualmente se presenta solo en el anillo.

 

Importante: simetría, claridad, brillo.

 

Oval

Creado en los años 60, este corte de cierta forma asimila al redondo, aunque el brillo se modifica puesto que su superficie es más extensa. También, su forma resalta mucho más que cualquier otro su cantidad de quilates. Algo importante en su elaboración es evitar la sombra que pueden proyectar en sus facetas inferiores.

 

Importante: brillo, poca o nula sombra en facetas.

 

Cojín

Parecido a un cojín, este corte es cuadrado y sus esquinas son redondas. En el momento de su creación fue bastante popular, a inicios del siglo XIX. Actualmente, tiene ciertas variaciones, sobretodo en longitud (pueden ser más rectangulares). Tienen cierto aspecto vintage.

 

Importante: color, claridad.

 

Radiante

Uno de los cortes con mayor brillo, combina lo mejor del esmeralda y el redondo. Pueden ser cuadrados o rectangulares, y en su mayoría sólo se utilizan para anillos, puesto que tienen mucha profundidad para lograr mayor brillo -y por lo tanto, son difíciles de colocar en sus bases-.

 

Importante: brillo, proporción estética.

 

Esmeralda

Como su nombre lo da a pensar, este corte originalmente se creó para las esmeraldas. Durante la década de los años 20 encontró su popularidad, y por ello hoy en día se el considera vintage. Es algo rectilíneo y rectangular.

 

Importante color, claridad.

 

Baguette

Este corte, igual de popular que el esmeralda en los años 20, es parecido al anterior pero tiene considerablemente menos facetas y usualmente es más pequeño. Puede utilizarse como la pieza principal del anillo, o para acompañar otro corte en los costados.

 

Importante: color, claridad.

 

Corazón

Bien lo dice su nombre, este corte tiene forma de un corazón estilizado. Aunque es muy bello y puede tener un significado especial, puede ser complicado de hacer o tener menor cantidad que otros cortes si no se elabora correctamente. Lo ideal es que tenga el mismo ancho y largo. Normalmente no es de los más populares para anillos de compromiso.

 

Importante: proporción estética y equilibrada.

 

Marquesa

Uno de los más elegantes, es el que más amplitud de superficie tiene. Usualmente, gracias a que sus extremos terminan en puntas, dan una apariencia más larga a los dedos. Este corte también resalta los quilates del diamante.

 

Importante: proporción estética, poca o nula sombra en facetas.

 

Pera

El corte pera, o también llamado lágrima/gota, es sumamente elegante y tiene cierta similitud en brillo con el corte redondo. Luce muy bien acompañado de varios diamantes pequeños a su alrededor, y no tiene una dirección de colocación establecida.

 

Importante: brillo, simetría, poca o nula sombra en facetas.

 

Asscher

Son similares al corte esmeralda, aunque tienen una superficie menos ancha y su corona es más alta. Su forma es cuadrada, y el reflejo es bastante llamativo -y algo geométrico-. Dependiendo de sus facetas, se considera un corte Asscher normal, o uno Royal (tiene más).

 

Importante: color, claridad.

 

Princesa

Se creó en los años 80. También se le conoce como el corte cuadrado, puesto que visto desde arriba tiene esa forma, aunque pueden ser cuadrados. Es una pirámide invertida. Este también se utiliza en su mayoría solo, como la piedra principal del anillo. Es el segundo corte más popular hoy en día, puesto que cuentan con mucho brillo.

 

Importante: brillo, proporción estética.

 

Trillion

Lo que más lo caracteriza es que tiene una forma triangular, con todos sus lados equivalentes. Puede utilizarse solo en el anillo, o para piedras acompañantes (lo que hará variar la forma de sus esquinas). Tienen mucho brillo y son bastante geométricos.

 

Importante: color, brillo.

Deja tu comentario