Conoce qué es la tornaboda y si te conviene festejarla

La tornaboda es un festejo que se lleva a cabo de dos formas: al final de la fiesta de boda, o al día siguiente. Tiene como objetivo pasar un momento más íntimo con la familia y los amigos, así como continuar los festejos nupciales. Si quieres conocer más de esta celebración y si es buena idea llevarla a cabo, sigue leyendo. 

 

Al final de la boda 

Como mencionamos, la tornaboda se puede llevar a cabo cuando la fiesta principal terminó, es decir en la madrugada o en la mañana del día siguiente. Es una idea excelente para quienes saben que la fiesta se pondrá muy, muy alegre y los invitados aguantarán muchísimas horas. 

 

Por lo general, la idea es servir alimentos más casuales y un poco más pesados, como tacos, chilaquiles, tortas o cualquier tipo de antojito, para que los asistentes puedan sentirse mejor después de tomar alcohol y estar desvelados. Para quienes no toman alcohol, es recomendable incluir café o alguna bebida del estilo, junto con algunos postres o panes pequeños. 

 

¿Quién la organiza? Con tu banquetera puedes cotizar que te la incluyan en tu paquete, o tal vez la manejen aparte pero lo más seguro es que sí cuenten con el servicio. Es importante recordar que la cantidad de comida será menor, porque para estas horas varios invitados ya habrán dejado el evento. 

 

 

Al día siguiente 

Esta idea es mucho más factible para quienes festejan boda destino, la pareja podrá festejar junto a sus familiares y amistades cercanas, para darle una conclusión inolvidable y muy especial al fin de semana nupcial. 

 

En esta opción, no se debe considerar a todos los invitados del festejo principal por dos cuestiones: algunos saldrán ese día de viaje y también, la tornaboda de considera un evento más íntimo, relajado y cercano, entonces no es necesario que todo mundo esté ahí. 

 

Para que todos pasen un momento muy feliz y no vuelvan a desvelarse, lo recomendado es que se lleve a cabo en un horario más prudente. Puede ser al mediodía, como un brunch; todos habrán tenido tiempo de descansar, refrescarse y relajarse para antes de seguir con los festejos. La duración no tiene que ser mucha, con unas tres o cuatro horas está perfecto (es a elección). 

 

Considerando esta opción, se puede festejar en el hotel -que usualmente tienen salones-, o en un restaurante amplio en donde puedan hacer una reservación para el número de personas que asistirán. Y claro, esto se incluye en el presupuesto nupcial desde el inicio. No dudes en pedirle ayuda a tus bridesmaids o wedding planner para organizar todo. 

 

Deja tu comentario