Beauty hacks para el día de la boda

A medida que el día B se acerca, el estrés solo crece y crece, y aunque no queremos ser pesimistas, hay que dejar claro que los imprevistos van a aparecer, y es perfectamente normal; cuando se trata de organización mejor déjalo en manos del WP, pero si los imprevistos tienen que ver con tu persona, ¡mejor prepararte! La ley de murphy es clara: lo que pueda salir mal va a salir mal, pero si eres lo suficientemente precavida y tomas nota de estos tips, absolutamente todo tendrá solución y podrás disfrutar tu gran día sin problemas.

Break-outs y acné: Con todo el estrés, cansancio, cambios de alimentación y todo eso que forma parte inevitable de planear tu boda, los brotes de acné o granitos molestos pueden aparecerse durante tu boda. Lo mejor que puedes hacer es no entrar en pánico y no intentar nada irritable. Ni el truco de la pasta de dientes ni intentar explotarlo, porque puedes hacer que la hinchazón y enrojecimiento aumenten. Intenta relajar la piel con algo de frío, lavarte cuidadosamente y luego armarte con corrector y polvo matificante para ocultarlos lo mejor posible. Mantén ambos productos cerca durante todo el evento.

 

Ojos hinchados: El estrés y los nervios pueden restarnos horas de sueño los días previos a la boda, y muchas veces, aunque consigamos dormir las suficientes horas, no llegamos a conciliar un sueño lo bastante profundo como para descansar. Prueba a reducir la hinchazón con una cuchara metálica fría puesta suavemente sobre los ojos durante treinta segundos. Una vez la zona se haya relajado, ponte manos a la obra con el corrector anti-ojeras y el iluminador.

 

Manchas inesperadas: Una de las pesadillas más recurrentes entre las novias es que el vestido se manche antes de tiempo. Un truco muy común entre los expertos en eso de hacer desaparecer manchas en tiempo récord es emplear una toallita desmaquillante dando pequeños toques sobre la zona a limpiar en lugar de frotar. Para manchas más delicadas, emplea algo de agua carbonatada utilizando la misma técnica: una vez la mancha parezca más difusa, espera a que se seque (intenta evitar usar un secador, ya que puede extender aún más el desastre), y cubre cuidadosamente la zona con un poco de tiza o de talco, para aguantar el resto de la jornada.

 

 S.O.S. zapatos. Procura tener a mano una solución de emergencia en caso de romper el cierre de la sandalia o incluso el tacón, y mantén cerca una pistola de pegamento o un par de zapatos extra.

Deja tu comentario