6 errores comúnes al proponer matrimonio

La propuesta de matrimonio es un momento soñado por todas, ¿verdad? Tenemos nuestra idea perfecta de la pregunta, del momento, de lo que estamos usando y hasta de la música de fondo, así que cuando llega EL momento, no podemos evitar esperar que sea como soñamos. Desafortunadamente muchas veces los hombres tienen ideas un poco diferentes de lo que esperamos, o sus propias ideas de una propuesta perfecta, y aunque muchas veces todo sale bien y podemos presumir anillo muy felices, otras nuestros chicos caen en un errores que nos dejan con ganas de retroceder el tiempo y mandarles este artículo. Lo bueno es que estás a tiempo de hacerlo ahora, así que, ¿ya se lo mandaste? Dale, entonces: chicos, tomen nota.

No en lugares públicos

Seguramente has visto todos esos videos de flashmobs y propuestas multitudinales que se hacen en lugares públicos, en un estadio, en la calle o lo que sea, y seguro piensas “wow, esa novia está muy emocionada, esto es una idea genial”, pero NO. ¡Alto! ¡Abortar misión! La pregunta es un momento íntimo entre tú y tu pareja, así que es mejor que evites lugares públicos o llenos de gente, incluída tu familia y la suya. Parte por esto, y parte porque usar la presión social a tu favor para que te diga sí es pésimo, pésimo, péééésimo.

 

Preguntar sin preguntar

Seguramente estás hiper emocionado y 100% seguro de que es el momento y de que ella es la indicada, pero ¿lo han hablado? ¿Has visto que ella está lista para formalizar así? ¿O es una decisión que has tomado solo? No hay nada más feo que recibir la pregunta cuando no estás lista, y tener que rechazar la propuesta. Puede dañar su relación y dejarte con la idea de que ella no te quiere cuando no, no es eso, es que no es el momento. Espera a que hayan hablado un poco del futuro juntos y estés al menos un poco seguro de que están en sintonía al respecto. Si ella de plano te ha contado que casarse no está en sus planes pero has visto que están en sintonía sobre su futuro juntos, well, mejor no te arriesgues por mantener la sorpresa y plantéale tu idea de pedirle matrimonio en algún momento cercano para estar seguro.

 

No tomar en cuenta sus pistas

Lo cierto es que las mujeres sabemos exactamente lo que queremos muchas veces, lo que no nos gusta es pedirlo, ¿por qué? No hay nada de maldad oculta, ni algún pacto terrible que nos impide decirte las cosas como tal, sólo no nos gusta parecer exigentes y mimadas, ¡lo queremos, de verdad lo queremos pero pedírtelo así es demasiado descarado! Entonces nos limitamos a pistas, esperando que las captes. Si te ha señalado algún anillo paseando por la plaza, si ha compartido mucho un modelo de anillo en sus redes, o te ha dicho “mira qué lindo” cuando ve el anillo de compromiso de alguna amiga suya, entonces quizá te está guiando un poco. Toma en cuenta sus pistas para seleccionar el anillo y nunca olvides llevar la medida correcta.

 

No esperar que se arregle las uñas

Ok, este es un momento muy importante y tienes que dar por sentado que ella querrá compartirlo en todas sus redes, y no podrá hacerlo con confianza si sus uñas están desarregladas. ¡Y pasa! Muchas veces el trabajo y la rutina no nos dejan mantenernos acicaladas todo el tiempo, así que si va a ser una sorpresa, asegúrate de que vaya por un manicure ese día, ¡es un excelente regalo extra!

No en fechas especiales

No lo hagas, de verdad, le quitas todo lo especial a la ocasión y la haces sobre ti. Y sobre todo, nunca, NUNCA en la boda de nadie. Nada de “Que le tiren en ramo a ella y ahí voy yo”, porque ese día es para la novia. Ya tendrán su día.

No metas el anillo en la comida

No importa qué tan elegante sea el restaurante o qué tan espontáneo pueda ser en tu mente, si el anillo está en la comida, entonces hay riesgo de que se lo trague, ¿te explicamos cómo se recupera el anillo luego? ¡Ugh! ¡No, no no! ¡No quieres ese recuerdo de tu propuesta!

Deja tu comentario