10 cosas sobre tu boda que no deben hacerte sentir culpable

En una boda, todo es sobre celebración y mucho amor. Al final del día, lo importante es que tú y tu pareja se sientan súper felices y pasen un momento inolvidable con sus seres queridos. Entonces… ¿por qué hay ciertas cosas que nos pueden hacer sentir culpables? Ya sea no invitar a alguien o poner una especificación para los asistentes en la invitación, hay ciertas cosas que pueden incomodarte, pero no deberían. ¿Cuáles son? Te comentamos diez de ellas, y el porqué no debes sentirte mal al respecto.

 

No invitar niños

Cada quien es libre de decidir si acepta que los invitados lleven niños o no. Dependiendo de la fiesta puede ser que sí, pero si es en la noche lo más recomendable sería que no porque hay ruido y los adultos es posible que tomen alcohol.

 

Recibir regalos

¡No te sientas mal! Hay quienes se sienten culpables porque otras personas gasten en un regalo, pero no está mal. Seguramente la intención de tus seres queridos está llena de cariño, por lo que aceptar los gifts los hará felices.

 

Hablar y hablar de tu boda

Si sientes que los demás ya no quieren escuchar de tu boda, no es así. Es perfectamente comprensible que estés muy emocionada y que sea el tema principal que ronda por tus pensamientos. Comparte todo lo que quieras, igual y recibes algunos consejos útiles.

 

Tener una boda súper grande

¿Quieres una mega wedding llena de detalles, luces y demás? Go for it. No dejes que te hagan a la idea de que debes tener algo más discreto o pequeño. Lo que tú desees para tu boda, es lo que deberías buscar (claro, siempre dentro del presupuesto que establezcan).

 

Tener una boda pequeña

Ahora, si por el contrario prefieres algo pequeño y más íntimo, ¡también es válido! Lo que te haga sentir mejor y también a tu pareja, será perfecto. Si alguien hace un comentario negativo, no lo escuches, es tu gran día y no el de ellos.

 

Pedir ayuda financiera

Si quisieras un presupuesto un poco más grande o de plano haciendo cuentas la boda les afectaría, no está mal pedir ayuda financiera. Ya sea a tus padres, suegros o a un banco. Sólo considera bien los pagos a hacer después o si no será necesario, y que no sea una cantidad excesiva que los deje muy endeudados.

 

Pedir ayuda en general

¿Estás perdida en algún tema? ¿no tienes tiempo para hacer todo? ¡Pide ayuda! tanto a tu wedding planner como a tus bridesmaids, mamá o suegra. No tengas pena de necesitar una mano extra, está perfecto y es mejor que no tengas la carga sólo tú.

 

No dar plus-one a todos

Podría parecer necesario darle a todos un plus-one, pero no es así. Por ejemplo, si quieres invitar a un grupo de amigos puedes darles invitaciones individuales, para que no haya incomodidades de que no conocen a las parejas. Aplica también con compañeros de trabajo. Puedes darlos, pero no te sientas obligada.

 

Romper tradiciones

¡Haz tu boda como a ti te guste! Sí, hay ciertas tradiciones que muchas veces se quieren implementar, pero si alguna no va con tu personalidad o con lo que crees, no es a fuerza incluirla.

 

No preguntar a alguien que sea tu bridesmaid

Este es un tema complejo, porque en ocasiones podemos pensar que a cierta mujer de la familia o alguna amiga se le tiene que preguntar si quiere ser bridesmaid… pero es importante que las mujeres que sean parte de tu bridal party sean personas muy cercanas a ti, a quienes les tengan una confianza inigualable.

 

Deja tu comentario